Número 4: La energía de la UE