“Ateneo y Europa” – conferencia a cargo de José Luis Abellán

El Ateneo de Madrid acogió el pasado 5 de julio una conferencia a cargo de José Luis Abellán, sobre el papel decisivo de esta institución en la transmisión de la cultura y del pensamiento europeo en España durante el siglo XIX.

El Ateneo ha sido durante el siglo XIX una institución europeísta de referencia, de hecho, lo podemos calificar de “plataforma del proceso de europeización” en España en aquel momento.

Fue creado en 1835 por los exiliados liberales refugiados en Londres durante el reino de Fernando VII. Un exilio en el que gozaron de libertad de expresión y participaron en varias discusiones académicas libres (los famosos “clubs”), donde se empaparon de la identidad europea. Lo quisieron introducir en España a su vuelta, después de la muerte de Fernando VII.

Aquellos intelectuales han dotado el Ateneo de una misión europeísta, que se ha desarrollado en dos etapas: la meta principal era acercar Europa a España. Una vez conseguido ese objetivo, querían traer España a Europa.

A través del Ateneo entraron en España muchas teorías europeas como el krausismo o el positivismo. Permitido por la libertad de expresión expresamente contemplada en el articulo XIII de los estatutos del Ateneo, que se fundó por y para la libertad de expresión y la libre exposición de las ideas.

Aunque se creó en 1857 la universidad civil, no existía por tanto libertad de cátedra : los profesores estaban sometidos a unas exigencias del Estado: no podían criticar la monarquía ni la religión católica. Los catedráticos se opusieron a estos requisitos, considerándolos como una restricción de su libertad de expresión.

Esto propició que acudieran al Ateneo que, con su política de libre expresión, se convirtió en el lugar donde se podía decir lo que no se podía en las aulas.

Por consiguiente, el Ateneo se convirtió en un lugar de formación de varios filósofos españoles europeístas, un ejemplo de ello fue Unamuno, estudiando varias novedades europeas, dado que no se exponían en otros lugares y que el Ateneo era el único en incorporarlas a la cultura española de finales del siglo XIX.

La culminación del proceso de europeización encaminado por el Ateneo se concretó con la creación en 1896 de laJunta para la ampliación de estudios, en la que los alumnos recibieron clases de Unamuno, Ortega y Gasset, Marañon y de otros intelectuales españoles europeístas. El objetivo era formar nuevas generaciones, dándoles además la posibilidad de efectuar estancias becadas por Europa, para moverse por el continente y cumplir así con la segunda fase: acercar España a Europa.