La Crisis Financiera y la Política: España y la UE

Al Ateneo, lugar histórico del debate y discusión, una mesa presentó sus ideas sobre la situación actual de España y Europa, destacando la relación importante entre España y la UE.

Con la crisis económica al frente de la mayoría de los debates políticos en España, tuvo cierto lógica anoche en el Ateneo de Madrid casi cada orador de la mesa hablara sobre la situación económica de España, y sus consecuencias como estado miembro de la Unión Europea.  Los ponentes estuvieron representando posiciones distintas del mundo político español.  Desde políticos a profesores, hubo algunos consensos sobre los problemas más grandes que afectan España, así como el papel de la política en resolverlos.

La corrupción fue muy alta en la lista de prioridades temáticas, incluso, hubo quien aseguró que la situación de corrupción es el peor de Europa.  También fue criticada la falta de normativa económica fuerte, sugiriendo que seguir los modelos de Alemania o Francia sería una opción en el futuro.

Parece que la posición de España en Europa está mostrando a España sus opciones, y a la misma vez incitando a ellos a mantener su soberanía y buscar una condición financiera fuerte y equilibrada.    Es evidente que cada uno tiene su propia idea de cómo resolver la crisis.

Aun las personas con afiliaciones claras evitaron pronunciarse sobre qué partido es mejor.  El tema no fue la competición entre los partidos, sino acceso público a los partidos.  Fue unánime el sentimiento que la polarización fuerte y la situación actual están desalentando y desilusionando al público.  También discutieron cómo los partidos se han desarrollado, como cualquier otro grupo social, pero en la búsqueda de poder han descuidado la conexión con la gente y han creado una “élite de la política,” donde los que quiere entrar y llevar un cambio no pueden, y los que pueden no quieren.

En un ambiente de tanta frustración los portavoces estuvieron de acuerdo que la cosa más importante ahora es que los españoles no pierdan su conexión con Europa.  La mayoría de los oradores insistieron en que los partidos son completamente necesarios, pero deben centrarse en la independencia económica, el crecimiento de la clase media, y motivación al nivel de comunidad.

La situación actual puede desanimar, pero los españoles con certeza tienen la capacidad de superar este reto y convertirse en líderes de cambio y modelos para toda Europa, añadieron.

Esta presentación coincide con la mayor lucha de España contra el desempleo, y el miedo de un potencial “bail-out” recuerda los pasos de Irlanda y Grecia.  Por esto, el papel de la UE y la creación disputada de algo como un “Fondo Monetario de la Unión Europeo” son temas recurrentes, y cada vez más necesarios, a lo que hay que sumar un sector que aboga por una reforma a la constitución para tratar los temas económicos más claros.