La Cohesión social como prioridad de la presidencia rumana Jan Pomés López

Hace poco más de un mes, el 1 de enero de este mismo año, empezó la que es la primera presidencia de Rumanía -primera porque es la primera vez que ostenta el cargo desde que entró en 2007 en la Unión Europea (UE)- en la que se denomina “presidencia rotatoria trimestral” del Consejo de la Unión Europea (CUE), segundo órgano legislador de la UE, perteneciente al “Trio de presidencias” juntamente con Finlandia y Croacia. Este carácter primerizo ha hecho que Rumania preparase con gran exhaustividad todas sus prioridades vinculándolas con su política nacional.

Dichas prioridades, explicadas por la misma embajadora de Rumania ante España el día del izado de bandera en la oficina de representación de las instituciones europeas, son las siguientes:

 

  1. Una mayor cohesión europea asegurando una convergencia de esta. Con este objetivo quiere, entre otras cosas, afianzar un desarrollo sostenible, justo y competitivo tanto por los ciudadanos como para los estados miembros además de lograr también un mayor acercamiento entre las brechas diferenciales de estos, aumentar el progreso social y promover la conectividad y la digitalización.

 

  1. Una Europa más segura incrementando la cohesión entre los estados miembros cara a los nuevos desafíos de seguridad que amenazan a los europeos y apoyando las iniciativas de cooperación en este ámbito.

 

  1. Una Europa más fuerte como actor global a través del empoderamiento de su papel a nivel internacional implementando los objetivos marcados por la Estrategia Global de 2016 por la alta representante Federica Mogherini; del aseguramiento de la viabilidad de los recursos requeridos a nivel europeo; de la promoción del aumento de políticas europeas en este ámbito; de la impulsión de las acciones europeas hacia nuestros vecinos y del implemento de las obligaciones a nivel mundial de la UE.

 

  1. Una Europa de los valores comunes estimulando la solidaridad europea y su cohesión, promoviendo la lucha contra la discriminación, animando a una mayor igualdad entre mujeres y hombres e incrementando el involucramiento de todos los ciudadanos en el debate europeo.

Esta presidencia surge en un momento muy importante ya que, durante su mandato, se dejará atrás la octava legislatura del Parlamento Europeo y daremos la bienvenida a la que será su novena legislatura desde que se elige mediante sufragio universal. Esta nueva legislatura, tendrá que acabar de abordar temas pendientes tan importantes como la Unión Económica y Monetaria, el Pilar Social, la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO)…

Las elecciones del PE, a finales del mandato de la presidencia, han llevado a muchos analistas a apuntar que dicha presidencia, a nivel práctico, pero no formal, tan solo será de 5 meses y no de 6 meses como suelen durar, ya que la segunda cámara legislativa verá interrumpido su debate legislativo hasta que los nuevos europarlamentarios tomen posesión de sus cargos en el mes de junio. Es cierto que este acontecimiento ha producido que Rumanía haya tenido que concentrar la implementación de sus prioridades en los primeros 5 meses de su mandato.

Como efemérides más relevantes a tener en cuenta durante la presidencia rumana nos encontramos con: la Cumbre del Consejo Europeo en Sibiu del próximo 9 de mayo, el día de Europa, de gran importancia porque no tan solo se van a tratar temas cruciales como la ratificación del tratado comercial entre la UE y Japón, uno de los más grandes en términos de población y de economía hasta ahora alcanzados por la UE, o el principio de acuerdo del marco financiero plurianual, sino también se van a tratar temas cruciales como el pasar de la unanimidad dentro del CUE a la mayoría cualificada en temas de fiscalidad y en ciertos campos de política exterior tal como en el ámbito de las sanciones internacionales y asuntos de derechos humanos a nivel internacional.

También durante su mandato, tendrán que dar un último empujón para las políticas financieras y presupuestarias de la UE, como ya hemos comentado anteriormente, para dejar a la nueva legislatura y a las posteriores presidencias los últimos retoques y aprobación del presupuesto plurianual que marcara los próximos siete años de la UE. También deberán avanzar en materia de ampliación y vecindad prestando especial atención a los países de los Balcanes occidentales así como tratar ciertos temas de política exterior como Venezuela o temas en política comercial como son los posibles acuerdos comerciales con Estados Unidos o China.

Finalmente, en su presidencia también se abordará un tema tan delicado e incierto como el de la salida del Reino Unido de la UE, el denominado Brexit, ya que está previsto que, el próximo 29 de marzo de este mismo año, se termine el periodo de negociaciones empezado tras el referéndum de 2016. Sin embargo, el futuro es muy incierto respecto a los múltiples escenarios con los cuales nos podremos encontrar. Así pues, Rumanía deberá mantener la unión y postura común ante el Brexit por parte de todos los estas miembros.