El Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversión

Miguel Ángel Benedicto.
El 1 de octubre se celebró en Casa de América un seminario, promovido por el Movimiento Europeo y con la colaboración de la Fundación Consejo España-Estados Unidos, dedicado a “Nuevas oportunidades comerciales y de inversión en el espacio trasatlántico”. El proyecto de Acuerdo entre Estados Unidos y la Unión Europea para constituir un espacio de libre comercio de inversiones está en la última fase de su negociación. El nuevo presidente de la Comisión Europea Jean Claude Juncker, al presentar su programa ante el Parlamento Europeo, anunció como una de sus prioridades concluir el proyecto de acuerdo. “Es anacrónico –dijo- que, en pleno siglo XXI, los europeos y los estadounidenses sigan imponiendo derechos de aduana a sus respectivos productos. Esos aranceles deberían suprimirse completa y rápidamente. Creo también que podemos avanzar significativamente en el reconocimiento de nuestras respectivas normas de producto o en la elaboración de normas transatlánticas”.

Diversos estudios de prospectiva cifran el impacto de un Acuerdo de libre comercio en el espacio trasatlántico en un incremento del PIB de la Unión Europea de un 0,5 por 100, en torno a los 120 mil millones de euros, lo que produciría un significativo aumento del empleo.

Los sectores económicos más beneficiados serían la industria del metal, la química, productos agroalimentarios, transportes y vehículos de motor. El espacio trasatlántico crearía un gigantesco mercado de más 820 millones de personas, que representa el 46 por 100 del comercio mundial.

Earl Howard Fry, catedrático de Ciencia Política de la Brigham Young University, analizó la repercusión del Tratado en la sociedad y política norteamericanas, subrayando la decidida apuesta de la Administración Obama en favor del mismo. Consideró que los próximos meses iban a ser decisivos para vencer las resistencias que todavía mantienen algunos medios políticos y económicos. Hay resistencias a una y otra orilla del Atlántico.

El seminario contó con las intervenciones de Eugenio Nasarre, Presidente del Consejo Federal Español del Movimiento Europeo, Francisco Fonseca, director de la Representación en España de la Comisión Europea, Fidel Sendagorta, secretario general de la Fundación Consejo España-Estados Unidos y Tomás Poveda, director general de la Casa de América.

Se desarrolló una Mesa redonda, con la participación de Pablo Casado, portavoz del Grupo Popular en la Comisión Mixta para la Unión Europea de las Cortes Generales, Félix Lavilla, diputado del Grupo Socialista y Secretario de la Comisión de Economía del Congreso, y José María de Areilza, titular de la cátedra Jean Monnet-ESADE, en la que se analizaron las consecuencias del Acuerdo en sus dimensiones económicas, políticas y geoestratégicas. Se expuso la necesidad de hacer un esfuerzo para explicar mejor a la opinión pública europea las implicaciones de ese gran Acuerdo, que supondría un estrechamiento y reforzamiento de los vínculos entre los Estados Unidos y la Unión Europea, que comparten valores comunes y unos sistemas democráticos, basados en similares principios.