La hora europea

Europa En Suma recibía a Ryszard Schnpef -Embajador de Polonia- el pasado 28 de septiembre en un encuentro al que asistía el Movimiento Europeo, para discutir y debatir sobre la Presidencia Polaca así como posibles soluciones europeas a la crisis.

“La Presidencia de turno Polaca tiene una serie de problemas que necesite atajar cuanto antes”, indicaba el pasado miércoles el embajador de Polonia Ryszard Schnpef, y lo hacía en una de las conferencias organizadas por Europa En Suma.

El primer asunto giró en torno al intercambio de ideas en Europa.  Polonia apoya mucho la Unión Europea como se vió cuando votó el ingreso en la UE con más del 77% de los votos a favor. Schnpef destacó la importancia de una Europa unida, para convertirse en una fuerza económica competitiva a nivel global, luchando cara a cara con las gran potencias emergentes como China, Brasil, India, y las no tan emergentes encabezadas por los Estados Unidos.

Schnpef indicaba además que se necesita combinar las fuerzas militares para la defensa común.  “Polonia tiene un papel geográfico importante, y todos los países en Europa comparten muchas fronteras.  Con muchos países en un espacio reducido, si alguien ataca un país afecta a todos” aseguraba el Embajador. También proponía aumentar la capacidad de defensa mediante el uso de los mejores programas de cada país, como entrenamiento fundamental.

El Embajador Schnpef debatió la inclusión de más países a la Unión Europea, con  Croacia a la cabeza y la posibilidad de más países balcánicos.  Schnpef asegura que en la UE los países miembro quieren tener vecinos que vivan en países desarrollados, democráticos y respetuoso con los derechos humanos.  Pero afirmó rotundamente que no podemos cerrar la puerta en los demás.

La primavera árabe fue tema de discusión también, y sus consecuencias en Europa.  Ahora, con la presente crisis financiera, no puede saber como afecta los mercados europeos.  Pero el futuro del África del Norte es importante respecto a los peligros de inestabilidad de la zona que se puedan generar.  Y es difícil dar ayuda europea sin conflictos diplomáticos.

La conferencia terminó con una reiteración del mensaje principal del presidente polaco: la solidaridad como pilar básico para salir de la crisis.  La UE tiene un largo camino por recorrer antes de que sea una democracia verdadera, y muchos otros países están luchando por mejorar su posición mundial.  En atención a eso, Europa tiene que unirse para competir.