“Tomarse en Serio el Crecimiento y la Innovación en Europa: cómo gobernar y financiar la Estrategia UE2020”

El Real Instituto Elcano en colaboración con las Instituciones Europeas y la Secretaría de Estado para la UE organizaron el seminario “Tomarse en Serio el Crecimiento y la Innovación en Europa: cómo gobernar y financiar la Estrategia UE2020” el 26 de mayo de 2011.

La Estrategia “UE2020”, aprobada durante la presidencia española de turno del Consejo de la UE, sucede a la previa Estrategia de Lisboa, decidida en 2000 para cubrir el periodo hasta el año 2010. Esa estrategia dio unos resultados moderados, y unos incluso hablaron de fracaso. A la vista de esos resultados, y dado que los sectores que afecta son centrales y hacen parte de los retos actuales de la UE, se decidió encaminar una nueva estrategia para responder a esos desafíos.

La estrategia UE2020 consta de 3 ejes principales con varios objetivos más precisos :
– Favorecer un crecimiento “inteligente” incentivando la investigación y la innovación. 3% del PIB europeo tiene que ser afectado a esas actividades de “R&D”, y la tasa de empleo que alcanzar se fijó al 75%.
– Tomar en cuenta el carácter sostenible del crecimiento europeo, con unas medidas dedicadas a integrar el crecimiento verde en Europa.
– Favorecer el carácter inclusive del crecimiento, haciendo que sean repartidos sus beneficios en la población.

A la vista de esos objetivos, resulta que la estrategia UE2020 es transversal, y concentra los mayores desafíos a los que se enfrenta la UE en el contexto actual de crisis económica. Problemas económicos y sociales, situación del mercado del trabajo con unas tasas de desempleo mayores, crisis de la deuda, envejecimiento de la población europea son unos de los problemas que afectan a casi todos los Estados miembros hoy en día. Frente a esa situación, van dando respuestas diferentes, con ajustes nacionales y no coordinados. Pero esa falta de coordinación hace que las medidas adoptadas al nivel nacional tienen menor peso que si se hubieran decidido al nivel europeo. La situación actual nos demuestra que estamos muy lejos del óptimo de nuestra capacidad de trabajar juntos.

Frente a esa situación, la Comisión ha definido 3 bloques de prioridades para presentarlos a la aprobación de los Estados miembros en junio. Según ella, hay que :
– Fomentar los requisitos para el crecimiento económico
– Crear nuevos empleos
– Entablar reformas estructurales para favorecer la vuelta del crecimiento económico en Europa y consolidarlo.

UE2020 tiene el punto positivo de enfocarse en la innovación y la investigación, que son unos sectores claves todavía limitados al nivel europeo. En efecto, cabe subrayar que el acceso a la financiación y al mercado actúa como factor limitante. En ese sentido, parece necesario entablar una negociación supranacional y crear mecanismos conjuntos de financiación para facilitar esos canales de acceso.

Además, UE2020 se enfoca en los sectores en porvenir de la economía europea, tal como la economía verde, o los sectores vinculados con el envejecimiento de la población : sanitario, sociales… Es importante incluir la toma en consideración del modelo social europeo, que sostiene una parte de las propuestas de la estrategia.
Esos objetivos, tal como está previsto en el marco funcional de la Estrategia UE2020, tendrán que ser desarrollados por los Estados miembros según el mecanismo del Método Abierto de Coordinación (MAC en adelante).
El objetivo es salir de la encrucijada creada por la Estrategia de Lisboa definiendo objetivos más concretos, pero UE2020 tiene todavía muchos limites que pueden frenar el cumplimiento de sus ambiciosos objetivos.

Por ejemplo, los objetivos quedan demasiados generales, sin enfoque microeconómico, lo que dificulta su puesta en práctica. Su denominación ambiciosa de fomentar un crecimiento económico “inteligente, sostenible e inclusive” corre el riesgo de ser demasiada amplia, y de faltar de objetivos más concretos.

Falta también de un presupuesto comunitario adecuado : siendo difícil acordarse entre Estados miembros en las prioridades y en el aumento del presupuesto europeo, falta de recursos la estrategia UE2020. Eso se debe también al marco funcional, basado en la cohesión política. Para que funcione UE2020, es imprescindible que los Estados miembros tengan una actitud voluntaria de liderazgo. Todo el desarrollo de la estrategia depende de ese factor, que ya hizo fallar la Estrategia de Lisboa. El MAC da poca capacidad de iniciativa a las instituciones europeas, que no tienen la capacidad de obligar a los Estados miembros a cumplir los objetivos definidos. No se prevé ninguna sanción que pueda funcionar como incentivo. En este sentido, se teme que la estrategia UE2020 siga el camino de la Estrategia de Lisboa, dependiente de la buena voluntad de los Estados miembros, porque no hay una mejora de la coherencia en su vigilancia.

La estrategia UE2020 espera concretar un cambio de papel de la UE. En efecto, durante la crisis, la UE más bien ha actuado como un agente estabilizador. Pero tiene que volverse en un motor de crecimiento económico y empleo para contestar mejor a las preocupaciones principales de la gente y su adhesión al modelo social europeo. Es imprescindible que tenga un respaldo social la estrategia UE2020 para que alcance su optimo, y para eso, sería positivo crear un mecanismo para medir la incidencia sobre la ciudadanía de las políticas europeas.