Prioridades y desafíos de la presidencia polaca del Consejo de la UE

El pasado 1 de julio se inició la presidencia polaca, que tendrá lugar este segundo semestre del año, finalizando el 31 de diciembre de 2011. Tomó el relevo de Hungría, otro país proveniente de la ola de adhesión del 2004, que también asumió por primera vez la presidencia en turno del Consejo de la Unión Europea (UE).

A los pocos días de haber tomado las riendas, nos parece importante exponer cuales serán los ejes en los que Polonia quiere poner el acento y cuáles son los desafíos que puede encontrarse.

La presidencia en turno es uno de los dos ejes de la presidencia en la UE, junto con el presidente del Consejo Europeo, actualmente Herman Van Rompuy. Cada Estado la ejerce según un turno rotatorio predefinido, para6 meses, en el marco de un “trío”. Ese trío, innovación integrado en el Tratado de Lisboa, da más continuidad a las políticas europeas que antes. Desde entonces, se redacta un programa común en el marco del que cada Estado miembro trabaja durante su turno.

El papel de la presidencia de turno es de organizar y presidir los trabajos de las diferentes formaciones del Consejo de la UE  (excepto del de Asuntos Exteriores, del cual se encarga la Alta Representante Catherine Ashton), así como elaborar compromisos y buscar consensos cuando se plantean problemas políticos que resolver.

Polonia está asociada a Dinamarca y Chipre para formar el trío durante los próximos 18 meses.

Por tanto desde el 1 de julio Polonia asume de facto de facto la presidencia durante 6 meses, aunque eso sí, comparte un programa común con sus socios.

Ese programa contempla 3 grandes orientaciones :

  • “La integración europea como fuente del crecimiento económico”

La idea es restablecer el crecimiento en Europa y alentar la competitividad. Para cumplir ese objetivo, Polonia quiere seguir construyendo la gobernanza económica europea nacida en el ejercicio del presidente trío como reacción a la crisis, basándose en los instrumentos comunitarios : el incremento del presupuesto, la implementación de la Estrategia Europa 2020…

  • “Más seguridad en Europa : Alimentación, Energía, Defensa”

La seguridad está presentada como un concepto tentacular que se aplica a varios ámbitos muy diferentes. Se evoca primero la seguridad frente a los mercados financieros, pues seguridad entendida como independencia energética de la UE, seguridad en el ámbito de la producción alimentaria con una reforma de la PAC orientada hacia el mercado y la eficiencia, así como seguridad en las fronteras exteriores sin excluir la idea de ayudar a países en transición como los del Norte de África actualmente. Contempla también el tema de defensa pura, con la meta de implementar la Política Europea de Seguridad y de Defensa (PESD).

  • “Europa beneficiando de la apertura”

Se ve necesario dar más peso a Europa en la escena internacional. En esta tema se incluyen :  las relaciones exteriores de la UE, la política de ayuda y de cooperación, las negociaciones de adhesión, los programas de cooperación hacia el Mediterráneo y los países del Este, tal como las relaciones con otras organizaciones internacionales.

Dentro de ese programa común, Polonia ha escogido varias prioridades. De hecho, el sistema del trío permite dar un marco común dejando libertad de definir un enfoque nacional en el desarrollo de prioridades diferentes según cada Estado miembro.
Cabe notar que Polonia parece querer desempeñar un papel muy activo y visible.

Dentro de las prioridades presentadas por Polonia, se pueden destacar :

  • Reanudar con el crecimiento económico y gestionar la crisis económica tal como la crisis de la deuda

Esa prioridad se ve como imprescindible y se impone a cualquier país que asume el cargo presidencial, dado sus repercusiones al nivel europeo. Será encargada de desarrollar las reformas contempladas en el paquete“gobernanza económica” (como por ejemplo la regulación de los mercados financieros), y gestionar la crisis de la deuda (en colaboración con el Consejo Europeo) aunque no pertenezca a la Eurozona.

  • Negociar el marco de financiación plurianual de la UE

La presidencia, basándose sobre el informe entregado el 30 de junio pasado por la Comisión del presupuesto 2014-2020, tendrá que elaborar las prioridades y liderar las negociaciones que diseñarán la repartición de los fondos a las diferentes políticas europeas. Es un tema difícil, que suele sublevar mucha oposición entre los ejecutivos de los Estados miembros. Polonia tendrá que manejar con esas tensiones, que se pueden prever fuertes, dado que la Comisión ha entregado un proyecto ambicioso con un aumento del 5% respecto al presupuesto 2007-2013 y quiere crear una tasa sobre las transacciones financieras (TTF).

  • Profundizar el Mercado Interior

Aquí se trata sobre todo de llevar a cabo la creación de un sistema europeo de patentes y la disminución de loscostes de “roaming” para llamadas internacionales. También se prevé poner el acento en las PYMES.

  • Mejorar la independencia energética europea

Es un tema que le importa mucho a Polonia. Siendo muy dependiente de Rusia y dado las  pasadas “guerras del gas”, ve la independencia energética como un tema urgente. Pero no lo conecta con la preservación del medio ambiente, y la independencia en su visión se lograría a su coste. En efecto, quiere Polonia explotar las importantes reservas de gas de esquisto de que goza, lo que supone mucha contaminación y problemas ambientales. Además, ha sido el único país a oponerse al informe sobre la reducción de gases invernaderos para 2050 presentado el 21 de junio pasado, lo que parece problemático unos meses antes de la Conferencia Mundial sobre Cambio Climático de Durban que está prevista en diciembre.

  • Ampliación europea y cooperación exterior

Polonia quiere llegar a firmar el Tratado de adhesión de Croacia así como promover y continuar el proceso de adhesión de los Balcanes Occidentales y de Islandia, y, en menor proporción, de Turquía.
En vista de la Cumbre del “Eastern Partnership” que se reunirá en Varsovia en septiembre, también quiere acentuar esa cooperación y promover la creación de un espacio de libre-comercio con estos países, tal como firmar Tratados de Asociación con Ucrania y Moldavia. También se quiere lograr un nuevo acuerdo con Rusia.
Además, se quiere fomentar la cooperación con los países del Sur del Mediterráneo, apoyando su marcha hacia la democracia.

  • Finalizar las negociaciones de la ronda de Doha de la OMC

Las negociaciones podrían finalizarse bajo el semestre de presidencia polaca, que tendrá entonces que defender la posición de la UE en temas delicados como las subvenciones agrícolas o los patentes.

  • Reforzar la Política Europea de Seguridad y de Defensa (PESD)

Aunque no tenga mucho poder en este ámbito con la aplicación del Tratado de Lisboa, Polonia quiere usar de su papel de coordinadora para reforzar la PESD y las capacidades civiles y militares en la UE.

El primer ministro polaco Donald Tusk al presentar el programa de la presidencia ha subrayado la recién emergencia de un “nuevo euroescepticismo”, debido a las numerosas crisis que la UE ha atravesado últimamente. En este contexto, D.Tusk presenta la presidencia polaca como muy positiva para alentar el europeísmo aportando su energía. En efecto, aunque haya que manipular esas cifras con cautela, un 80% de los polacos se pronuncian favorablemente sobre la UE. Una tasa muy alta si la comparamos con el resto de Europa. Y quizá resulte positivo confiar la presidencia a un país euro-entusiasta en esos tiempos revueltos.

Enlaces de interés :

Pagina oficial de la presidencia polaca
Polish leader raises alarm about ‘new’ euroscepticism”, A.Rettman, EUobserver
A short guide to the Polish presidency”, H.Mahony, EUobserver
Polonia pone la directa”, Martin M. Šimečka, Respekt
Polonia, ambiciosa y solidaria”, Marek Ostrowski – Paweł Świeboda, Polityka