Intervención del Secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, en el desayuno informativo de Nueva Economia Forum

Ayer en el Ritz, el Secretario de Estado para la UE era el invitado del Forum Europa de Nueva Economia Forum para discutir del balance del trío de presidencias y del futuro de la UE

El 30 de junio, día en el que finalizó el primer trío de presidencia desde la adopción del Tratado de Lisboa, el Forum Europa de Nueva Economía Forum recibió a Diego López Garrido para hacer un balance de esos 18 meses de presidencia compartida con Bélgica y Hungría.

La intervención del Secretario de Estado para la UE y las preguntas han aludido por su gran mayoría a los logros del trío de presidencias en el ámbito económico y los desafíos a los que se irá encontrando la UE en el futuro.

Consta subrayar que el trío ha tenido que manejar con múltiples crisis, la más importante de ellas la crisis económica. Pero también se enfrentó la UE a la crisis sanitaria provocada por la E.coli, a la provocada por la oposición entre Francia e Italia y que llevó a plantear una reforma de los acuerdos de Schengen, a la crisis de las cenizas islandesas, y ya hace más tiempo a crisis del gas o entre Georgia y Rusia.

En todos estos ejemplos, aunque no tenía competencias en estos ámbitos, fue la UE la que tuvo que encontrar soluciones. Y fue ella la que pudo resolver esas crisis, aunque sea muy lenta y confusamente.

Pero sí el principal foco de la presidencia ha sido la crisis económica. Y su manejo ha sido el mayor logro del trío, con la creación de una gobernanza económica europea. La UE ha sido capaz de tomar decisiones de política económica general (y no solo sectorial), como por ejemplo la aprobación de la Estrategia Europa 2020, que aboga por la inversión, la renovación del aparato productivo y la competitividad y se piensa como estrategia de lucha contra la crisis, que no solo se puede combatir con ajustes. Además, ha subrayado que la solidaridad económica permitirá a Grecia financiarse, y eso es posible porque existe la UE. Por consiguiente, la crisis ha permitido a la UE dotarse de un aparato económico compartido que viene completando la Unión Monetaria y la respalda.

Se sigue avanzando por esa vía, con la aprobación ayer por la Comisión del proyecto presupuestario para el periodo 2014-2020, en el que destaca el gran papel dado a la Tasa sobre Transacciones Financieras (en adelante TTF) que quiere establecer la Comisión. Esa tasa podría constituir un primer paso hacia una cierta armonización fiscal europea. Pero le daría al presupuesto europeo más autonomía de la que tiene actualmente, siguiendo la línea del Parlamento Europeo que quiere que no dependa la UE de la disposición de los Estados miembros sino de sus recursos propios. La proposición de la Comisión va en ese sentido, con el objetivo de dar más autonomíapresupuestaria a la UE. Ha apuntado Diego López Garrido que no tendría que provocar efectos nefastos sobre lacompetitividad al solo crearse en Europa y no en el marco del G-20, y que los recortes estatales ahora dañan más a la competitividad que el establecimiento de la TTF.

Diego López Garrido no obstante declaró que otras políticas no habían sido desarrolladas tanto como él lo quisiese. Ha lamentado sobre todo la debilidad de la política exterior europea. A pesar del lanzamiento por el trío del Servicio Europeo de Acción Exterior (en adelante SEAE), queda mucho por hacer. La creación del cargo de Alta Representante de la UE para Asuntos Exteriores por el Tratado de Lisboa y del SEAE ofrecía unos instrumentos idóneos para desarrollar la política exterior, y de hecho el Secretario de Estado pensaba que iba a marcar el trío más que el desarrollo de la política económica.

Pasó el contrario, y se declaró insatisfecho y algo “frustrado” al ver las discrepancias entre los Estados miembros en ese ámbito. Se puede recordar el enfrentamiento entre Francia y Alemania sobre la intervención en Libia : aunque esos dos países son unos pilares de la UE y se acuerdan muy a menudo en la política económica europea, no cayeron de acuerdo en asuntos exteriores.

Hoy en día en este ámbito faltan sinergias y acciones conjuntas. Ha recordado Diego López Garrido que “somos imbatibles en política exterior cuando marchamos juntos”, pero de momento no se logra esa unidad. Pero habrá que encontrarse rápidamente, dado que los procesos democráticos en África del Norte van a constituir la mayor prueba para la política exterior de la UE en los próximos años. Quizás la pasará con la creación del cargo de Representante para África del Norte, anunciado recientemente, al que candidata Victorino León.

Para acabar, podemos hacer una lista de las prioridades y de los trabajos que se tienen que desarrollar en la UE todavía según el Secretario de Estado :

  • Reforzar la gobernanza económica con la creación de un Tesoro europeo, de Eurobonos para mutualizar la deuda, de un Ministro de Finanzas europeo (como lo propuso J-C.Trichet hace poco) y de una Agencia Europea de Calificación,
  • Desarrollar la Europa social luchando contra el desempleo y aumentando las inversiones,
  • Definir unos presupuestos que den medios suficientes para cumplir los objetivos fijados,
  • Fomentar la creación de verdaderos actores europeos transversales (ex : partidos políticos, sindicatos…),
  • Animar a los ciudadanos a utilizar la recién Iniciativa Ciudadana Europea, pensada para darle más capacidad de participar en la toma de decisiones europeas,
  • Trabajar para los derechos de los ciudadanos sin permitir ningún paso atrás (ex : libertad de circulación) y en el derecho del asilo,
  • Adoptar un proyecto de lucha contra las violencias a las mujeres.

A la hora de dejar paso al nuevo trío de presidencias compuesto por Polonia, Dinamarca y Chipre, quisiéramos terminar con un recordatorio de Diego López Garrido : “Europa no es el problema. Más Europa es la solución”.